“Estamos a favor de la libertad de decisión y elección de cada individuo”

Dario CastañeEntrevista a Darío Castañé, primer candidato de la Confederación Pirata en España a las elecciones europeas

Aunque su nombre te suene curioso para una formación política, se trata de un movimiento internacional con presencia en más de 60 países y representación en varias cámaras parlamentarias.

Creen que los partidos deben de ser herramientas útiles para el pueblo y que en el futuro la ciudadanía será la que tome las decisiones, devolviendo a los cargos electos el sitio que les corresponde: ser servidores de la voluntad popular.

 

La Confederación Pirata está formada por varios partidos regionales de todo el Estado: Pirates de Catalunya, Piratas de Galicia, Piratas de Madrid, Piratas de Extremadura, Piratas de La Rioja, Piratas de Andalucía, Piratas de Aragón y Piratas de la Comunidad Valenciana. Hablamos con David Castañé, primer candidato de la Confederación Pirata en estas últimas elecciones europeas.

 

Laura Rueda. ¿Qué es la Confederación Pirata y qué aportaría de nuevo a la política española?

Darío Castañé. Formamos parte de un movimiento político internacional que está cambiando la manera de concebir la política. Tenemos presencia en más de 60 países y representación en varias cámaras parlamentarias, desde tres diputados nacionales en Islandia y dos eurodiputados por Suecia hasta dos concejales en Cataluña, pasando por senadores, alcaldes y más concejales en todo el mundo.

Ofrecemos una nueva política basada en la horizontalidad y la transparencia, en la que defendemos que la ciudadanía pueda decidir sobre todo aquello que le afecta mediante una democracia más participativa, sin poner nunca en jaque los derechos humanos. Entre nuestras reivindicaciones, también está el acceso a la cultura, el conocimiento y la información, y la defensa de la privacidad y la libertad.

Entre vuestros principios está actuar siempre a favor de la Declaración Universal de Derechos Humanos. El artículo 3 dice que “todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. Esto actualmente no se cumple con los y las consumidoras de cannabis, ¿contemplarían modificar esta situación?

 

D.C. Por supuesto. Creemos que la libertad de acción o de expresión de los individuos se debe respetar, siempre y cuando no ponga en peligro la libertad de terceros.

 

L.R. La Comisión Global de Políticas contra la droga recomienda acabar con la “criminalización”, “marginalización” y “estigmatización” de los consumidores que no causan daños a terceros e impulsan a los gobiernos a experimentar con modelos de regulación, sobre todo en el caso de la marihuana. El caso más cercano, en este sentido, es Países Bajos, con una de las políticas más permisivas de Europa en legalización de drogas blandas, ¿cree que es un buen ejemplo a seguir para comenzar?

D.C. Cualquier ejemplo que no criminalice a las personas por consumir nos parece un buen ejemplo. En cualquier caso, debe ser la ciudadanía la que decida qué modelo de regulación. Nuestra función y objetivo es propiciar el debate público con los datos que apoyen diferentes propuestas, para que todos decidamos. Obviamente, las propuestas deben contemplar las necesidades de reformas legales, sanitarias y sociales que se deriven de las mismas.

 

L.R. Este debate genera mucha controversia social. ¿Cree que si se hiciera una consulta popular, dando a la ciudadanía toda la información pertinente sobre el tema, saldría adelante la legalización de dicha sustancia?

D.C. No es algo fácil de adivinar, pero parece que hay una amplia probabilidad de que resulte afirmativa. El problema principal es el déficit democrático de España y la Unión Europea, donde los mecanismos de participación no son vinculantes.

Los roles de la vida política están invertidos. Nosotros pagamos, las instituciones nos mandan; cuando debería ser al revés

L.R. La paradójicamente llamada Ley de la Seguridad Ciudadana va en contra de muchos de los puntos que plantea su programa como básicos, como las políticas que se están llevando a cabo últimamente. En cuanto a las libertades más fundamentales, como la libertad individual de poder cultivar en casa o regular un consumo del cannabis, ¿qué plantea su partido?

D.C. No la llamemos Ley de Seguridad Ciudadana, llamémosla por su nombre: Ley Mordaza. Esa mordaza abarca todos los aspectos de nuestras vidas, por lo que nos oponemos frontalmente a la misma, tal y como estamos en contra de cualquier criminalización que se haga contra las personas.

L.R. La legalización para uso terapéutico tiene otra aceptación social, ¿Considera que la legislación debe ser distinta para el uso medicinal del cannabis y el uso lúdico?

D.C. Probablemente deba ser distinta, ya que el uso medicinal implica que tiene un impacto en la salud pública, pero insistimos que para que eso sea así debe salir de las propuestas que se planteen como opciones de referéndum.

L.R. Como partido que no está representado aun en ninguna cámara, ¿cómo ven la política actual y qué están dispuestos a hacer para que la ciudadanía vuelva a confiar en ella?

D.C. La política actual ha degenerado y ha perdido el sentido que una vez tuvo. Nosotros somos un caballo de Troya, para el sistema, que busca devolverle el sentido a la palabra democracia: que el pueblo gobierne. Simplemente actuaremos como ‘puente’, trasladando las votaciones a la asamblea.

Es decir, que un representante pirata nunca votará por sí mismo, sino que obedecerá lo que los ciudadanos decidan por votación, siempre que dicho resultado no entre en conflicto con nuestro ideario o con los derechos humanos.

Pero esto no implica que el cargo electo no trabaje. Su función no se limita al voto, sino a recoger y facilitar el acceso a la actividad parlamentaria y sus entresijos, a hacer presión a favor de la ciudadanía. Su papel va más allá del escaño.

Por cierto, actualmente el movimiento pirata tiene 2 eurodiputados gracias al Partido Pirata sueco.

L.R Es una realidad que existe un gran número de consumidores de cannabis en nuestro país y que no quieren acudir al mercado negro a conseguirlo, sino tener una regulación mediante el auto-cultivo o venta directa. ¿Por qué estas sustancias siguen lastrando una etiqueta tabú mientras el alcohol o el tabaco están socialmente aceptadas cuando científicamente se ha demostrado que estos dos pueden causar muertes y la marihuana no?

D.C. No sabemos responder a dicha pregunta, ya que debería ser asunto de sociólogos. Sin embargo, la responsabilidad de cada uno debería ser suficiente para ser consciente de los actos y de los límites de su propia libertad para elegir consumir o no.

L.R La Confederación Pirata defiende una cultura y educación libres y también incluye conceptos como el bien común, con herramientas como herramientas como el software libre. Todas estos elementos serían claves para conseguir una sociedad más crítica, libre y madura, ¿cuánto cree que le queda a España por trabajar para conseguirla?

D.C. Tanto como la ciudadanía quiera esperar. Nosotros no sólo hemos defendido estos valores desde nuestro orígenes, sino que además los ponemos en práctica día a día.

El problema de hoy deriva del desinterés y de la manipulación mediática, manifestada en el silenciamiento de opciones alternativas mediante las cuotas de la ley electoral, que dan más espacio a los partidos más grandes.

L.R. Para terminar, ¿cuál es la postura de la Confederación Pirata en la legalización de la marihuana?

D.C. Nosotros estamos a favor de la libertad de decisión y elección de cada individuo.

Hablando en concreto de la marihuana, si bien es cierto que algunos partidos pirata europeos tienen siempre la legalización de la marihuana como punto en sus programa, desde la Confederación Pirata no tenemos una postura consensuada. Sin embargo, Pirates de Catalunya, uno de los integrantes de la Confederación Pirata, ya ha venido incluyendo este asunto en su programa electoral un par de veces, en forma de referéndum.

Así, estamos a favor de cualquier consulta/referéndum vinculante que se haga sobre éste y cualquier otro tema que no vaya en contra de los derechos humanos. Como decía un cartel del Partido Pirata alemán: “los piratas tenemos las preguntas, vosotros las respuestas”.

En el caso de estas elecciones europeas, aunque hubo una enmienda al programa sobre el tema, no se consideró incluir la legalización de sustancias/drogas en el programa porque no es competencia de la Unión Europea.

logo_european_pirates

Más participación

La idea de política está cambiando a pasos agigantados. Los nuevos partidos vienen proclamando una idea compartida cada vez más por todos los ámbitos de la sociedad, dejar la democracia representativa de lado para abrazar a la democracia más participativa o, lo que es lo mismo, que la ciudadanía decida. Pero para conseguir esto tenemos que cambiar nuestra forma de actuar e implicarnos más en las decisiones de la vida cotidiana. Cuando le preguntamos a Darío Castañé si incluirán la legalización de la marihuana en el programa de las próximas elecciones generales generales nos contesta esto: “Viendo el interés que surgió durante estas elecciones, seguro que será propuesta su inclusión en el programa de las generales. Deberá ser aprobada por asamblea, por lo que animamos a quien quiera influir en esta decisión a que se una y nos ayude a hacer posible una nueva candidatura pirata que pueda llevarla al Congreso”. ¿Os animáis?

 Esta entrevista fue publicada en la versión en papel de la Revista Yerba (http://www.revistayerba.com)