El universo de Merril Garbus se llama Tune Yards

La primera y única vez que Merril Garbus y yo intercambiamos miradas, yo ya había reflexionado mucho sobre su música y su persona. Estaba absolutamente fascinada, y continúo, con su actividad artística, sus decisiones, su búsqueda y su activismo. Pero a ambas nos pilló a contratiempo y el intercambio de palabras no se pudo dar. En ese preciso instante Carlos y yo estábamos en la terraza del Bitterzoet haciendo tiempo antes del concierto. Nos habíamos empachado de Nikki Nack y Whokill. Íbamos en calidad de “muy fans” o un nivel más allá. Ella justo salía de la sala del brazo de Nate Brenner, bajista de Tune Yards, además de su mano derecha y pareja sentimental. Iban con mucha prisa, probablemente buscaban relajarse y comer algo antes del gran momento. Y en ese instante nuestro, ella pensaría, mira una fan que me ha reconocido. Y yo, con mi habitual despiste, me quedé preguntándome internamente ¿será ella o no será? Y así cruzamos las miradas y así me quedé yo pensando qué le hubiese dicho. 

Una hora después entrábamos por la puerta de la sala Bitterzoet en Ámsterdam. Tendríamos el privilegio de asistir a la puesta en escena de Tune Yards. En casa habíamos tenido muchas conversaciones en torno a este último disco. Que si no sonaba con la fuerza y pureza en bruto de Whokill, pero sin duda era su álbum más detallista, con más producción y arreglos. Que si las melodías en la primera escucha eran más duras y difíciles de asimilar que temas como Gangsta o Bizness. Pero, sin embargo, sus letras seguían siendo crudas y directas, lanzadas con el mismo grito desde las entrañas. Envueltas de ritmos étnicos, lejanos de sonidos norteamericanos, y plagadas de toques naif, porque solo los niños son capaces de mantenerse cuerdos en un mundo como este que nos envuelve. 

Descubrimos a los teloneros Sylvan Esso, que lo dieron todo con su synthpop bailable. El ambiente ya estaba creado. Buen rollo, músculos estirados y cuerpo en forma para llevarlo tan arriba como Garbus y su crew decidieran.

tuneyards-930club

Crisis que te pillan en bragas

Merril Garbus estuvo a punto de dejar la música. Ya había pegado el gran salto con Whokill, su segundo trabajo. Pero las crisis no entienden de famas, aunque lo tuyo no sea el mainstream. Y, después de la tormenta y de un viaje a Haití, llegó Nikki Nack. El arte siempre estuvo en su vida. No podía ser de otra manera teniendo unos padres hippies en continua experimentación. Su educación siempre había sido muy libre y crítica. Y, aunque en un momento renegara de dedicarse a la música y eligiera la interpretación y las marionetas, estaba escrito que tenía que expresarse mediante esta disciplina.

merril 3

Así que se especializó en ukelele y percusión. Criada en un país de doble moral, EE.UU, Merril solo podía cantar a esas tremendas contradicciones del sistema en el que vivimos, que normalmente suelen estar vetadas en la fórmula de bandas indies. “No hay agua en la fuente de agua”. “Vengo de la tierra de la vergüenza”. “Hey, vida, te estoy llamando por tu nombre, pero todo lo que escucho es eco”. Todo sin caer en el panfleto y experimentando siempre. Del lo-fi de Bird-Brains, su primer disco grabado con una grabadora casera, pasó al hi fi. Y después llegó a melodías totalmente alejadas de nuestros ritmos occidentales. No ha parado hasta experimentar y preguntar-se para llegar a su voz y su verdadera esencia en esto de la música. Aunque aún es muy joven, 35 años, y le queda mucho por descubrir. Por el momento ya ha vivido en Kenya, durante la universidad, y en Haití, antes de grabar Nikki Nack. Y esta influencia de ritmos africanos y caribeños se nota profundamente en todos sus movimientos.

Merril Garbus2

La pureza de Tune Yards sin filtros

Y así, curada de esta depresión de identidad; con más conocimientos de cómo no dejarse la garganta al cantar y de bailes y ritmos haitianos; y en conclusión más franca con ella misma y con sus seguidores, se presentó con su vestido de escamas verdes ante el público amsterdamer. Lo primero que nos sorprendió fue la formación de la banda. Para esta gira enriquece sus loops grabados de sonidos múltiples, voces, palmas y percusión, con un coro de dos fantásticas voces, Jo Lampert y Abigail Nessen Bengsom. Nate Brenner, con los sintetizadores, bajo y coros, es claramente la otra mitad de Tune Yards. Y Dani Markham es el complemento a la percusión de Garbus, a la batería y coros. ¡Increíble energía la que transmite toda la formación!

Nate Brenner

Pensábamos que los platos estrella de la noche serían los singles más aclamados de Whokill. Y nada más lejos de esta realidad. Los asistentes nos entregamos al máximo con cada uno de los temas que tocaron, fuesen del disco que fuesen. La actuación estuvo llena de pura organicidad  y generosidad, que nos envolvió a cada una de las que estábamos allí.

Merril Garbus1

Merril Garbus, referencia musical y personal

Lo que más me gusta de Merril no es que huya del hype, lo odia. Ni que después de conseguir un éxito mundial casi decidiera dejar la música por no poder responderse a sus preguntas. Ni que busque en otras culturas para comunicar y expresar. Ni que rehuya de todo estereotipo para mostrarse frente al público y a veces roce el transgénero. Ni que estuviera implicada en el movimiento Occupy Wall Street. Ni que verbalice todo esto en los medios. Ni que se deje un bigote maravilloso y huya de convencionalismos femeninos extremos y luego use las pinturas de fantasía más increíbles y hable con marionetas. No cabe en un molde y eso es perfecto. Lo que más me gusta de Merril Garbus es todo eso y que con cada paso que da se empeña en vivir plenamente y se pregunta y se frena y se intenta responder y, aunque tenga miedo, continúa. A pesar de que ello lleve implícitas todas sus inseguridades, que pone en el escaparate adrede para tenerlas en frente y así poder superarlas. Y así somos todos y todas, ¿no? Habitantes de este planeta frágiles y asustados, pero con toda nuestra energía puesta para que nuestro corto camino por esta vida sea lo mejor y más intenso posible y al mismo tiempo podamos sacar nuestra máxima esencia a nuestro paso.

tune yards

Y aquí recuerdo unos versos de Fernando Pessoa que el otro día una amiga posteó. “Llega un tiempo en que es preciso abandonar las ropas usadas, que ya tienen la forma de nuestro cuerpo, y olvidar nuestros caminos, que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el tiempo de la travesía: y, si no osamos hacerla, nos habremos quedado, para siempre, al margen de nosotros mismos.”

No os quedéis al margen de vosotras mismas! ¡Vivid, cantad y bailad como lo hace Merril Garbus!

Artículo publicado en la desaparecida publicación Generación Málaga en julio de 2014 dentro de la sección sobre cultura y feminismo El cambio tiene nombre de mujer escrito por Laura Rueda.

Puedes descargar el PDF con la maquetación de este artículo en Generación Málaga aquí.

Positive Mental Attitude all day!

Faltan referentes, se nos están yendo; vivimos deprisa; tenemos una crisis de valores; hay frases que deberíamos desechar de nuestro vocabulario; demasiados “qué le vamos a hacer” o “ya pasará”. Nos da siempre por repetir lo negativo, pero, ¿qué pasa cuando usamos la repetición positiva como forma de vida, como un estribillo, como atajo para remover y sacudir por dentro, como revolución personal y colectiva? Esta es una columna en tres actos que confluyen en una actitud sin fecha de caducidad.

Acto 1

No fue portada de ningún diario, pero un buen día José Luis Sampedro decidió que cuando participara en actos públicos o apareciera en los medios repetiría los mismos cuatro o cinco mensajes, cercanos, claros, pedagógicos y divulgativos. Ese día, aunque los demás no supiéramos su plan, él ya se había dado cuenta de algunos virus mundiales de los que éramos víctimas. Su conclusión fue clara, no puedo bajarme de este sistema, pero puedo apearme de él. Lo seguiré observando girar, pero intentaré no participar de lo que no me gusta o no comparto. Cansado de una sociedad egoísta y desequilibrada, construyó su propia república que amuebló con todos los principios que daban amparo a las libertades que estaban prohibidas o no se veían con buen ojo. Y, a su vez, otras y otros construyeron más repúblicas. Elena Poniatowska no esperaba ser la Premio Cervantes de este año, pero cuando tuvo su momento para agradecer el premio no se olvidó de ninguna de las mujeres sin voz, ni de los indígenas invisibles, ni de los marginados sin medios. Ni se olvidó de recordar datos que normalmente se obvian “de buena fe y sin maldad”, pero que nos invisibilizan, solo 4 mujeres premiadas desde 1976, frente a los 35 hombres. Referentes que se convierten en la voz de los que no la tienen, que un buen día decidieron, aunque fueran de sentido común, recordar las urgencias de la humanidad frente al sistema, una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez… como si siempre fuese la primera y, a la vez, la última. Ya lo decía la canción, “bésame, bésame mucho”. Bésame con ganas, como si no hubiese un mañana. Repetición de mensajes positivos, de necesidades, de libertades, de futuro y de presente. ¡Repetición de vida! Porque el mundo quiere gritar, pero a veces está mudito porque solo hay cuota para enchufados en prime time que se empeñan en repetir banalidades o, peor aun, mentiras. Que se empeñan en señalar que solo hay un camino y las que no sigamos por ahí, debemos ser señaladas.

Acto 2

Frida_Daft_Punk

Todo el mundo sabe que el día se nos puede dar mucho mejor si nos enfrentamos a él con energía y positividad. Actitud Mental Positiva, del inglés Positive Metal Attitude (PMA), es un término psicológico que se usa para describir que una persona puede aumentar sus logros si lo hace a través de un proceso optimista.

Levantarse y decirse a una misma, “vas a tener un día estupendo, ¡todo va a ir bien!” no tiene nada que ver con repetirse sin cesar que estás segura de que todo te va a salir del revés. PMA es también para muchos y muchas un estilo de vida. Toby Morse, cantante del mítico grupo de hardcore punk, H20, lo tiene claro, “one life, one chance, gotta do it right!”.

Esto es lo que intenta transmitir a través de la organización sin ánimo de lucro OLOC, siglas de la canción del grupo de NY en inglés. Una vida, una oportunidad es la esencia de esta asociación, que involucra e inspira a estudiantes estadounidenses para tomar decisiones saludables y una vida libre de drogas. El hardcore y el punk han usado siempre la música para reivindicar valores. Si tienes algo que gritar al mundo, ¿por qué esperar? A veces hay que hacer ruido repitiendo una filosofía hasta el final que se contagia, que se multiplica y que se traslada a todas las esferas. Las letras del hardcore punk reivindican distintas luchas que van cambiando según la década, el país o el género.

El straight edge, que comenzó en EE.UU por una canción de Minor Threat y se ha ido propagando por el resto del mundo, ampara a luchas tan diversas y necesarias como la defensa de los derechos de los animales, el veganismo, el feminismo, el anarquismo o una vida libre de drogas. El movimiento punk feminista, el denominado Riot Grrrl incide además en la visibilización de la mujer en esta escena, que sigue haciendo frente con su música y actitud al machismo, colonialismo, homofobia y racismo. No es un hecho aislado que esta escena se ha“androcentrizado”. Nos lo recuerdan desde el Colectivo Core Tres: “Algo falla. Viendo los carteles de los festivales grandes del punk y HxC que ya se van cerrando este año, con una media de 360 músicxs en los escenarios, de lxs cuales solo 4 son mujeres en el mejor de los casos”. Como bien se indica en el libro Soberliving for the revolution XXX. Hardcore punk, straight edge and radical politics y también señala Mariam Bastani, de la banda CONDENADA, “Punk is not just for straight white guys. It’s been here for all of us. Women, queers and people or color have always been punk!”.

Menos mal que también existen comunidades como Ladies with attitude, una fan page de Facebook cuya filosofía es conectar y conocer más sobre la participación de la mujer en el hardcore y la escena punk y huir del concepto “chicas alternativas” como escaparate de moda o concurso de belleza. Promueven todo tipo de publicaciones, textos, canciones, bandas, fanzines… que giren en torno al feminismo, el movimiento grrrls, LGTB, liberación animal o derechos humanos.

Positive Mental Attitude all day y repetición de mensajes y luchas, no solo en la música, también como credo de vida.

Mariam Bastani

Acto 3

Málaga HXC_ Coldburn+DecadenceA Strength within_ Foto de Hugo Espresati
H2O en La Trinchera. Foto de Hugo Espresati

Personas que usan un espacio público para reivindicar una filosofía de vida. Abril, miércoles 16 y jueves 17. Lugar La Trinchera. Organiza Málaga HxC, un espacio que ha despertado la escena hardcore en la ciudad de Málaga, pero que pone de manifiesto que este movimiento existe también en el ámbito andaluz y está en su mejor momento. Sus artífices cuentan siempre con grupos que van desde el ámbito más cercano hasta bandas que ya son míticas en este género. Decadence o Minority of One desde el Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera. Strength Within desde Bélgica o Coldburn desde Alemania. Dos días de hardcore y punk para cerrar con los padres de la filosofía PMA, H2O desde Nueva York. Podría haber pasado en Seattle o en Washington, pero pasó en Málaga y no es la primera vez, ya han repetido noches con grupos míticos como Napalm Death o Agnostic Front.

Lo que más asombra es que la afición hace cientos y hasta miles de kilómetros para apoyar a sus bandas locales. Es el caso de los jerezanos Truth Trough Fight, que se despiden este 2014, después de 10 años de Xerez Positive Hardcore. “In hardcore we trust” es la filosofía de los organizadores de Málaga HXC, que a menudo se quejan a través de sus redes sociales de la falta de asistencia y venta de entradas. Y, sin embargo, muchos aseguran que la escena HxC está más viva que nunca por tierras andaluzas. La gestión cultural como apuesta, más que como venta de un producto. Posiblemente no sea la mejor manera de hacerse rico, pero sí parece ser la vía para ser sujetos activos en la creación de una escena, su mantenimiento y consolidación con la organización de festivales plagados de bandas emergentes y también de glorias consolidadas. ¿Y cuál es la esencia de la cultura si no ésta?

La Sociedad Rueda
H2O en La Trinchera. Foto de Hugo Espresati

¡Larga vida a Málaga HxC! Sin embargo, he echado mucho de menos más presencia de bandas formadas por mujeres en esta programación. ¿Qué pasa con la escena HXC femenina? ¡Seguiremos informando!

Tres actos llenos de repeticiones que confluyen siempre en una actitud positiva de lucha es una declaración de intenciones sobre lo que pretende ser este espacio.

¡Nos leemos cada mes!

Artículo publicado en la desaparecida publicación Generación Málaga en mayo de 2014 en la sección sobre cultura y que escribía La Sociedad Rueda (Laura Rueda) llamada El cambio tiene nombre de mujer.

Puedes descargar el PDF del artículo publicado en Generación Málaga aquí: PMA2.

 

Transparent, real y mágica a la vez

Estoy tan enamorada de esta serie que aún no sé cuántas veces la voy a volver a ver antes de que en Amazon saquen la tercera temporada. Lo que sí sé es que ahora mismo creo que es mi serie favorita del mundo mundial o al menos está entre el top 5 de ellas con toda seguridad.

TheFamily_100.jpg

Cada capítulo es una joya. Cada diálogo, cada situación y, sobre todo, algo que para mí es fundamental, cada uno de los personajes y su arco de transformación, desde el primer capítulo de la primera temporada, hasta el último de la segunda.

TransparentPiscina TransparentTé

La sensibilidad presente en cada secuencia, la sororidad poderosa entre las mujeres que conforman su elenco, esas tramas maravillosas que tanto se parecen a la vida real y que a veces se echan tanto de menos en el cine y en las series convencionales, en las que suelen primar las convenciones manidas.

 TransparentJosh

Transparent me encanta por muchos motivos y quizá ahora no pueda enumerarlos todos por ser TANTOS… Transparent pasa el test de Bedchel. Transparent es una serie feminista y queer con personajes y tramas complejas. Es un engranaje perfecto conformado por muchas pequeñas piezas. Es un susurro y un canto a voz en grito. Es una comedia donde se llora y se ríe con cada capítulo. Transparent es una serie que habla de transexualidad y cuenta en su reparto con actrices y guionistas trans porque aborda el tema desde una perspectiva real, seria, digna y especial. Transparent contempla el sexo entre mujeres que han superado la treintena, la cuarentena, la cincuentena y más, desterrando ese cliché del cine y de las series convencionales en las que solo folla gente joven que sigue la heteronormatividad. Porque aquí lo importante no es el falso plano perfecto de proporciones de cine, sino la emoción real de las pieles con cicatrices de vida y los cuerpos imperfectos que arriesgan, sufren y gozan sin tapujos.

TransparentHermanos

Transparent es de carne y hueso y sus actrices y actores así nos lo hacen llegar, con la generosidad humana que ponen a sus personajes en cada capítulo y cuya alma se respira tan bien, que a veces traspasa la línea de la pantalla para darnos un vuelco al corazón. En Transparent hay actores y actrices mayores de 65 años con tramas dignas, con historias fascinantes, sin miedo a empezar de nuevo a la edad que haga falta. Transparent es tan real y mágica como nuestras propias vidas.

TransparentFinal