You can’t stop the waves, but you can learn to surf

Nada más que añadir a este titular que seguramente habríais leído antes o escuchado y que no revela nada, pero ayuda tanto…

Image

Seguramente las olas no desaparecerán. Las adversidades. Los malos momentos. Las puertas cerradas. Los vasos medio vacíos. Las despedidas. Los días grises. Las negativas. Las malas noticias. Las injusticias. Las zancadillas. Sabes que no van a desaparecer. Pero cuánto más pienses en ellas, más te absorberá el agujero negro de las adversidades.

No puedes parar las olas, pero puedes aprender a sufearlas… ¿Y para qué añadir más a esta frase?

Image

Espero que pronto estés en la cresta de tu ola y te mantengas ahí todo el tiempo posible. A veces todas las respuestas están dentro de nosotros mismos.