Escribo para no explotar. Microrrelatos. 1

Escribo para no explotar

Siempre quise convencerme de que lo mío era el pop, pero soy puro rock. No hay género con el que me auto-defina más. Igual punk y hardcore, distorsión de guitarras y voces rasgadas… Pero el nombre de la criatura será rock. Y punto.

Atardece y un chico corre en bicicleta a casa de la chica que le gusta. Lleva una botella de vino a la que le falta el vaso que se había bebido solo en casa al pensar que ella ya no le escribiría. Pedalea muy rápido, con una sola mano en el manillar.

Atardecer

Utrecht. Mi barrio. Lombok

No me caes bien. No tenemos nada que ver y quizá en otra situación nunca habríamos hablado. Sé que yo tampoco te caigo bien a ti. No pasa nada. Hagamos mutis por el foro. Borrémonos de Facebook. Sigamos con nuestras vidas.

haz

Fotografía de Carlos van Gestel. Haz de aviones visto desde un tren a Ámsterdam

La vida se rige por una decadencia superficial basada en el culto lo externo y a la purpurina. Sin embargo, en los momentos de cuerda floja lo que más nos reconforta es lo auténtico. Elijo el equilibrio. No tengo demasiado dinero para psicólogos.

Escribo para no explotar. No es que me importe que vuestras preciosas moquetas se manchen con los restos de mi cerebro ultra-agotado por vuestras tonterías en forma de excentricidad manida. Es que quiero seguir usándolo para dejaos en evidencia.