La única manera de triunfar es hacer lo que te gusta

Y no lo digo yo. Lo decía Enrique Meneses. Una persona que sin duda lo llevó a cabo ejerciendo una de las profesiones más apasionantes y necesarias del mundo mundial, pero que desgraciadamente ahora está sufriendo una gran crisis. El periodismo. Mi profesión.

Enrique-Meneses-para-Jot-Down-3

Enrique Meneses para Jot Down

Solo vi a Enrique una vez en 2011, en la presentación del documental sobre su vida, “Oxígeno para vivir”, de Georgina Cisquella. Entrar en esa sala fue casi una lotería. Un atropello, como dice mi amiga Carmen Lozano, que también le dedica hoy un post. Íbamos juntas. Pero, aunque fortuitamente sacara dos entradas sin saber qué iba a ver, casi llegáramos tarde por remolonear con el sol de Málaga y nos metiéramos en una sala equivocada, en un cine que estaba en una calle totalmente diferente… Toda una odisea, os digo. Fue de estas cosas que haces sin ser muy consciente y que al final hacen que todo tu día se enmiende. Y te alegran la vida y te hacen pensar durante meses.

Yo estudié periodismo por vocación. Qué original, pensaréis. Pero el caso es que os puedo prometer que en cuatro años de facultad, en ninguna clase aprendí más, y lo que es más importante, en ninguna de las aulas ningún docente supo contagiarme de esa pasión que un periodista necesita para hacer bien su trabajo. Sin embargo, en esa escasa hora en el Festival de cine de Málaga, Enrique Meneses lo hizo. Y no solo conmigo, también con muchos de los espectadores que estaban en la sala, algunos estudiantes de la facultad en ese momento.

Esta mañana Enrique Meneses era TT en Twitter. Y eso, para los que conocemos el lenguaje de esta red social, solo podía deberse a algo muy bueno o a algo muy malo. Anoche falleció este maestro de mi profesión. 83 años, aunque os prometo que tenía más juventud que muchos de nosotros juntos. Por eso, y aunque después solo compartiéramos algún comentario en Facebook o Twitter, quería despedirme de él.

Captura de pantalla 2013-01-07 a la(s) 16.43.49

Enrique Meneses me dio oxígeno de periodismo a mí y a los muchos jóvenes que se han encontrado con él en estos años. A pesar de que, por sus problemas respiratorios, el oxígeno lo necesitara él y tuviera que a estar enchufado allá donde fuera. Su energía lo llevó también a estar en las redes sociales, a tener su blog y a llevar a cabo proyectos tan bonitos como Utopía Now Tv. Enrique Meneses nos aconsejaba que nos dejáramos de tonterías esperando a que alguien nos contratara y fuéramos más autosuficientes con nuestros propios proyectos. Empowerment, lo llaman. Que un periodista tiene que saber escribir, hacer fotos, grabar vídeos y también poner copas o servir menús, que de algo hay que comer. Enrique Meneses tuvo la osadía de alentarnos a viajar a otros países y continentes sin dinero para poder hacer verdadero periodismo y captar verdaderas historias que suceden en todas partes y a todas horas. Que cada vez está más difícil eso de que te contraten en una redacción, aunque sea para tomar declaraciones de alcaldes o de políticos que inauguran edificios.

Ya hay mil artículos que hablan de su trabajo y aventuras. De cómo su objetivo fue uno de los primeros que retransmitió la revolución cubana. De que lo primero que cubrió como profesional con apenas 17 años fue la muerte de Manolete. De que con 60 años se fuera sin avisar a su familia a cubrir la guerra de Sarajevo diciéndole a su esposa que se había ido a un safari en Kenia. Su amigo, el gran fotógrafo Gervasio Sánchez lo cuenta bien.

FidelCastro-RaulCastro-EnriqueMeneses_

Enrique Meneses con Raúl y Fidel Castro

En este post no pretendo hacer resumen de su vida ni arrancar lágrimas ni nada de eso. Solo despedirme y resaltar de nuevo que fue un grande de los que pocos quedan en esta profesión. Que desafortunadamente no se le reconoció mucho en vida, probablemente porque no se mordía la lengua ante nadie. Pero que si podéis, no perdáis la oportunidad de conocer su trabajo y su vida aventurera leyendo sus memorias, Hasta aquí hemos llegado y de ver ese documental del que os hablaba.

Hoy sigo con la vocación de mi profesión, quizá con algún desencanto y desencuentro más que cuando estudié en la facultad, y sin un trabajo en nómina que me dé sustento. Pero con referentes como Enrique Meneses sigo con la ilusión del primer día y con las ganas de continuar siendo una de las muchas comunicadoras anónimas que no están dispuestas a quedarse sin voz, sin tinta ni wifi para expresar, para informar, aclarar y lo que haga falta.  No olvidemos que el periodismo es servicio para la ciudadanía, información, crítica, cuestionamiento del poder, libertad de expresión… Hoy más que nunca, el periodismo es fundamental en nuestra sociedad. Nos quieren callar, pero no lo vamos a permitir. En el camino de lucha que queda, nos acordaremos de ti, Enrique Meneses.

Enrique Meneses

Gracias a @apdm89 por esta foto de aquel día. Con @carmenlozano

P.D. Hoy más que nunca nos quieren callar no es un eufemismo sacado de la manga ni una frase hecha. El caso de la tuitera @almu_en_lucha ha sido TT toda la tarde por haber sido llamada a declarar a la Audiencia Nacional por citar en sus tuits a Antonio Gramsci. Quieren callarnos cerrando medios de comunicación, pero también quieren callarnos censurándonos en nuestros propios medios de información, las redes sociales.