Escuelita Sr. Burns. El social media es unir corazones

Ha pasado algún tiempo desde que escribí esta entrada. Pensé que la había perdido y me dije a mí misma, tienes que sacar un hueco para escribir sobre tus rarunos y rarunas. Y el otro día, revisando mis carpetas apareció. El verano en cierto modo es un poco como el final de año y una hace repaso de lo mejor y lo peor del curso. Sin duda una de las mejores cosas de mi 2012 fue Escuelita Sr. Burns, la primera promoción de The Social Media School de Gaby Castellanos y sus rarunos y rarunas de Sr. Burns.

Hace unos meses, justo cuando estaba empezando a tener la misma adicción por Twitter que por Spotify y cuando pensaba que nunca superaría a Facebook… ¡ay, qué tiempos aquellos! Allá por diciembre leí un tuit que anunciaba la primera escuela de Social Media impartida por la agencia Sr. Burns. Los que me conocéis adivinaréis que me latió el corazón muy rápido y que, con mi impaciencia habitual, empecé a leer sobre todo lo publicado hasta el momento y que tuviera que ver con ese tuit. Gaby Castellanos, nada más y nada menos, y su equipo de Sr. Burns, nada más y nada menos, estaban organizando su primera escuela sobre Social Media.

Le habían puesto cariñosamente Escuelita Sr. Burns, habían abierto un HT en Twitter con el mismo nombre y era totalmente gratuita. Para entrar tenías que ser desempleado y hacer mucho ruido, demostrar que querías entrar con ganas y currártelo, hablando en analógico. Y pensé, ¡Es que cumplo todos los requisitos! Yo quiero estar ahí y voy a ponerle tantas ganas que si no entro, por lo menos quiero sentirme orgullosa de mí misma y pensar que hice todo lo que estuvo en mi mano. ¿Sabéis esa sensación que digo?, ¡qué bien se siente una cuando se deja todas las ganas en algo!

Hice cosas que van mucho con mi personalidad normal, no quería engañarlos, quería que si se enamoraban de mí lo hicieran con todas sus consecuencias, que luego vienen los divorcios y las madres mías…😉 Así que entre mis acciones ruidosas estaban el blog de mi alter ego, la Raruna de Pueblo o esta cita que os muestro abajo, súper vídeo de mi amigo Rakesh B. Narwani, en la que quedaba con algunos de mis millones de amigos y me cortaban la melena de rastas que me llegaba la cintura en un streaming, (muy emocionante, por cierto) con intervenciones de gente que no conocía de nada y la colaboración especial de mi madre, of course.🙂

¡Ay, dios! Cómo me enrollo, ¡con todo lo que me queda por contar! Pero venga, os lo resumo mejor. Para poneros en situación quiero que os pongáis esta banda sonora de fondo. Imaginadme a mí así cuando, tras algunas fases, salió publicado en Facebook que ¡¡ESTABA DENTRO!!

 Muchos de compañeros y compañeras que dieron todo en sus campañas por entrar también se quedaron fuera y me dio mucha pena.Prometí informarles con detalle de cada clase, pero no lo hice, me resultó imposible. Al igual que ahora no os puedo hacer un resumen a vosotros. Sé que pensaréis, eres comunicadora, claro que puedes. Podría, pero… ¿sabéis esa sensación que te queda cuando visitas un lugar muy bello y tu recuerdo lo asocia con un perfume, una postal o un sabor? ¿O cuando vives algo muy mágico con alguien y cierras los ojos y revives momentos asociados al tacto, al gusto o al oído? ¡¿Qué difícil transmitir eso, verdad!?

Escuelita Sr. Burns fueron dos meses de hacer locuras offline y online y conectar con gente con tus mismos objetivos. Conseguir ser TT un día. Que todos tus amigos de todas las redes sociales, hasta los que no te conocen en persona, te animen, te pregunten y te apoyen a diario. Nuevos amigos a los que, en algunos casos, he desvirtualizado, a otros aun no, pero sé que están ahí. Pero sobre todo, Escuelita Sr. Burns han sido 19 rarunos y rarunas, los mejores 16 profes y profas y una jefaza que se me han quedado incrustados en el corazoncito y que me han enseñado y aportado más de lo que he podido expresarles. Social Media en estado puro, todavía estoy en shock. Cuando nos despedimos, cuando la escuelita clausuró sus clases, yo que soy de decirlo todo, me quedé mudita. Pero aquí os dejo un vídeo divertido que hicimos parodiando el de Loewe.

No puedo estar más agradecida de que mis primeras clases de Social Media hayan sido con Gaby Castellanos y su equipo. Actualmente nos quieren vender la moto por todas partes diciendo que ser Community Manager es la profesión del futuro y nos pretenden cobrar precios abusivos por conocimientos a los que nosotros mismos podemos acceder por la red o que son obvios y quedan claros con el uso de las herramientas sociales. Escuelita Sr. Burns ha ido al corazón del Social Media y no ha tenido nada que ver con estos famosos máster abusivos. 

Estas clases fueron mucho más allá, fueron una esencia, un germen de algo más grande. Un comprender que Social Media no solo es ser Community Manager y que puede ser una profesión maravillosa, pero que es muy sacrificada y abarca una gran responsabilidad. Como comunicadora de profesión y “persona que pretende poner su grano de arena para hacer este mundo mejor” de vocación, creo que, si se usa bien, el Social Media nos puede servir para educar y devolver valores a la sociedad. Las redes son nuestros propios medios de comunicación, nos expresamos mediante ellos. También nos hacen estar mejor relacionados con marcas y con proyectos de instituciones y empresas. Mediante sus redes nos informamos y podemos tener un feedback con estas.

Para los que penséis que lo mío es de juzgado de guardia, os gustará saber que cuando Gaby Castellanos me preguntó por qué quería entrar en la Escuelita, aludí precisamente a esto, a la posibilidad de transmitir valores y un paso más para cambiar este mundo en crisis en general. No mencioné nada relacionado con el trabajo de una agencia de publicidad, ni la creatividad… Mi madre pensará, hija mía, que antes que salvar el mundo necesitas un trabajo. Sí, mamá, yo también lo pienso.

Escuelita Sr. Burns me enseñó cosas tangibles e intangibles y, aunque yo ya lo sabía, me demostró que se trata de una profesión muy seria para la que existen múltiples perfiles. Estoy convencida de que, si se usan bien, las redes sociales pueden de verdad ayudar a evolucionar, a educar, al cambio constructivo y positivo. Pero es un terreno pantanoso en el que todo el mundo está dispuesto a venderte un título de miles de euros. Gaby Castellanos y su equipo nos enseñaron a que la conexión y la empatía son fundamentales. Hay cosas que no se aprenden. Para saber más claves sobre esto os recomiendo el blog de la jefaza.

Ya sé qué quiero ser de mayor (jijiji, esa frase es válida para toda la vida, ¿qué pasa?). Al despedirnos, Gaby, a la que he bautizado como mi hada madrina, nos dijo a cada uno cuáles eran nuestras mayores cualidades para seguir potenciándolas y nos soltó una advertencia: “Esta es una de las profesiones más sacrificada del mundo porque se trabaja 24 horas al día, 7 días a la semana, pero si se os da bien, es la profesión más hermosa del mundo”. Yo lo resumí así, EL SOCIAL MEDIA ES UNIR CORAZONES🙂

Aquí os dejo fotos de todos nosotros en clase. ¡¡Los rarunos y las rarunas de la primera promoción de Escuelita Sr. Burns!!