Myth

Creo que no escuchaba tanto en bucle una canción desde Tiger, mountain, peasant song de Fleet Foxes. Myth de Beach Hose sacó ayer su cabecita al mundo y de las miles de escuchas en Youtube, un centenar, como mínimo, tienen que ser mías. Es bueno, en esos momentos de repeticiones musicales, estar sola. Si no, te arriesgas a que tu círculo llegue a odiarla y sería una pena. Eso me pasó por ejemplo años ha con Ojalá de Silvio Rodríguez. La verdad es que me pasa a menudo. En Spotify tengo una lista, “Canciones que he puesto mil veces una y otra vez” en la que he intentado no renegar de mi pasado y puedes encontrar cosas tan variopintas que pasan de Quique González a Beirut o de Compay Segundo a Wilco. ¿Así somos, no? En concreto, de los últimos me dio por Jesus, etc. Primero la del grupo y luego la cover de Norah Jones. Lo mismo con la de los barbudos neofolkies que antecedía en escucha a esta. Pasé a la cover de las suecas First Aid Kid. “This is for you, Fleet Foxes. Its a little gift”. Y menudo regalazo les hicieron las hermanitas a los de Seattle. No es tan fácil que una cover me emocione, pero estas dos son para enmarcar.

Y justo cuando llega una canción así, sientes que la han compuesto para ti. Seguro que Victoria Legran en su caravana en Baltimore le dijo a su compa Alex Scally, “niño, vamos a hacerle a la muchacha esta tan maja un tema, que la vemos con necesidades existenciales últimamente”. Joder, es justo lo que siento. ¡Es mi fucking tema! Aquí un mensajito de Vicky durante un concierto de Beach House en Berlín.

Image

Es jueves de madrugada y sí, debería estar durmiendo para estar muy espabilada mañana, terminar unas cosas y salir corriendo a la Escuelita Sr. Burns. El motivo de mi vida en estos momentos. Suena tela de fuerte todo lo que digo, ¿eh? No es que sea una extremista, pero un poco ciclotímica histriónica sí que sí. Pero, como en el libro, esta una historia que debe ser contada en otro momento.

Podría hablar de lo que escribe todo el mundo. Las atmósferas envolventes basadas en la guitarra y órgano de Alex y la poderosa y privilegiada voz de Victoria al ritmo de movimiento de pelazo detrás de su teclado. Recuerdo que la primera vez que escuché a los de Baltimore fue en mi garito favorito de Málaga, y no hace tanto. Dos de los dj’s solían pinchar Norway y yo no acertaba a decirles qué canción era para que me dijeran el nombre del grupo porque no estaba segura de si la voz principal era la de un chico o la de una chica. Son mis voces favoritas, quizá porque se acercan a mi registro vocal perfecto para cantar en la ducha, por eso yo las prefiero graves. Todas las reseñas la señalan como sonido Beach House 100%, pero ¿cuál se sale de esa tónica? Ellos son muy fieles a los rasgos que los delatan y que a los que los amamos, nos fascinarán una y otra vez.

Pero, conservando todo esto que se repite en la carrera del grupo, Myth tiene para mí una narración musical que me sobrepasa, incluso antes de que empiecen con esa letra redonda. Ese comienzo de percusión y metal. Luego agárrate a tu propio viaje con la intro musical hasta el segundo 46. Aquí entra ella, y yo ya estoy como las magdalenas con mis cascos por la gran Madrid. Pasan tres estrofas, las principales. En este punto yo ya me he encontrado y me he perdido unas cuantas veces. Ya sabéis, ese momento en el que vas caminando por la calle y te sientes prota de tu propia peli según como te encuentras en ese momento y según diga la letra. Y allá que dejas mirada perdida y pones muecas a una cámara que no existe. Ah, ¿que vosotros no lo hacéis? Carmen Lozano Bright (@Carmen_Lozano) yo tengo una influencia plena de ella, pero no tengo ni idea de quién es. Guiño de amigas, sorry.

“If you build yourself a myth, know just what to give. What comes after this? Momentary bliss. Consequence of what you do to me” o “Found yourself in a new direction. Eons far from the sun. Can you come when they come to reach you. Let you know you´re no the only one”. Y ahí la guitarra va in crescendo, y todo se hace más agudo y ella grita hermosa, como alcanzando el éxtasis o como pidiendo un desahogo desconsolado, pero tirando de entrañas. Y en este punto ya sí que estoy conmocionada. Minutos 3.30. Pero en el 3.54 la guitarra me mata mucho. Un como ese rolling down the cheek unos segundos más. Últimos toques de teclado y fin. ¿Cómo se puede hacer una canción tan bonita? ¿Cómo han estado desde 2010 sin sacar nada? La única que está sufriendo las consecuencias es mi perra Clotilde, definitivamente si hablara me pediría ir al Primavera Sound de este año. Cosa que yo también espero conseguir, después de un gran trabajo que me permita comprarme la entrada. Y así ver Myth en directo. Yo no sé tú, pero yo me la imagino en un concierto bajo una gran inmensidad de estrellas y muchas historias bonitas pasando alrededor. ¡Así es el verano! ¡Y así son los Beach House! Y sí, así son las cosas que más me gustan en la vida. ¡Qué delicia!😉