Aretha Franklin siempre es tan maravillosa…

Lo que voy a escribir ahora no tiene nada que ver con el titular… pero ha sido la frase que he soltado justo antes de empezar este post. Así que no, esta entrada no va específcamente de música, pero tampoco sé muy bien de qué podamos decir que vaya cuando lo acabe de escribir.

Soy periodista, pero me siento comunicadora porque creo que abarca muchos más sectores y porque, os prometo que es una de las cosas que más me fascinan del mundo. Otra de ellas es el arte y la cultura en general. Durante unos años trabajé dirigiendo revistas infantiles de tirada nacional, también dirigí una revista sobre sexología y erotismo. Aunque el periodismo más verdadero lo he hecho en una plaza, con gente a la que conocía de muy poco tiempo, pero que se parecía más a mí que muchos amigos de toda la vida. He acabado un máster de arte y voy a comenzar un doctorado.

No son buenos tiempos, eso no es nuevo. Y mi historia es la quince mil seiscientos que habréis escuchado y leído entre revistas miscelánea, blogs de tendencias, dominicales de moda y reportajes #nosolomusica. Millones de jóvenes se ahogan en su exceso de formación con contratos que nunca pasan de becarios.

Ayer, un amigo me pasó un artículo, de esos que te siguen dando esperanza y que, cuando los lees hace que te sientas como una persona especial, no como un cacho de carne licenciado abocado al paro primero y al peligro de exclusión social después. Os lo recomiendo. Y por eso estoy escribiendo esto.

Hoy ha sido el cumpleaños de mi madre, así que la he llamado por la mañana y he comenzado el día con alegría. No era un día fácil porque estaba esperando la noticia del resultado final que podríamos llamar una maratón de pruebas en las que te dejas la piel : saber si mi nombre estaba entre los 20 elegidos para estar en #EscuelitaSrBurns. Para que os hagáis una idea, la primera .escuela de social media gratuita e impartida por la gente más pro del sector en nuestro país, reconocida internacionalmente. Después de haberme mudado a la gran ciudad sin un curro, haber  rechazado algún trabajo y parado mi búsqueda laboral durante la campaña para entrar, ya que solo era para desempleados… Por fin salía la lista, y ¡sí, estaba dentro! Y ahí esetaba yo feliz, pero también triste porque durante el proceso muchos hemos hecho piña y luego, no todos han entrado.

En serio soy incapaz de acabar con este post bien. Es decir, me voy a mudar las veces que haga falta hasta que me encuentre cada vez un poquito más. Voy a llevar a cabo todas las disciplinas que me apasionan, aunque sean miles y no tenga tiempo libre y lo más importante, ni un céntimo. Y voy a fijar objetivs e intentar conseguirlos. Pero si has llegado hasta aquí y estás leyendo esto, quiero que sepas, que tú también puedes hacerlo. Seremos una cifra más para ese medio de comunicación, ese titular que nos llama la generación perdida, un recorte más para la progresía de este país… pero toda esa serie de catastróficas desdichas no podrá con nuestra energía. No sé si serás de los que ayudará a España a salir adelante y dentro de 30 años lo cuentes a tus descendientes. Yo aun no sé si seré de las que lo cuenten desde otro país o logre hacerme un hueco aquí. Pertenezcas al lado que pertenezcas, solo te pido una cosa, no desfallezcas. Sigue adelante y pasa de todo lo que te intentan vender para hundirte. Ya lo dice Aretha Franklin. R-E-S-P-E-C-T Find out what it means to me R-E-S-P-E-C-T
Take care, TCB